ADUNA

Inicio » DDHH y GÉNERO » La memoria no se baja

La memoria no se baja

Enérgico repudio a la intolerancia y desprecio por la memoria de los docentes desaparecidos y asesinados en la última dictadura cívico militar.cuadros_antes-y-ahora

En el día de ayer, nos enteramos de que el ministro de educación Esteban Bullrich mandó a descolgar los cuadros con retratos de tres docentes desaparecidxs durante la dictadura. Esos cuadros homenajeaban a Isauro Arancibia, Marina Vilte y Graciela Lotufo y, en ellxs, a los más de 600 docentes desaparecidxs. Fueron realizados el 10 de diciembre de 2013, en una jornada conmemorativa del día internacional de los DDHH y de los 30 años de democracia. Los retratos fueron hechos por más de 2700 estudiantes y docentes de Institutos de Formación Docente, en el marco del proyecto Memoria.

Desde ADUNA nos sumamos al reclamo de otros gremios que piden la restitución inmediata de los cuadros y un informe explicativo de los motivos de esta decisión. “Podrán sacarse de las paredes los cuadros de Isauro, de Marina, de Graciela, pero el recuerdo de esos compañeros, junto a los más de 600 docentes desaparecidos y asesinados están en el corazón de los docentes y estudiantes argentinos” afirma la CTERA en su comunicado.

No deja de sorprender la brutalidad con que la derecha pretende borrar la memoria de lo ocurrido en nuestro país, e intenta instalar en el sentido común la idea de que la impunidad, el olvido y el silencio son el camino hacia una reconciliación imposible. No deja de sorprender, y sin embargo este ministro es el mismo que meses antes, en agosto, despidió al 25% de trabajadorxs del Instituto Nacional de Formación Docente que se desempeñaban en la sede central del Ministerio de Educación. Es el mismo que llamó Campaña del Desierto al Genocidio producido en nuestro país para eliminar a lxs legítimxs ocupantes de la tierra, y que dio a entender con esa expresión que lxs actuales habitantes del sur son recipientes vacíxs. Es el mismo responsable de que estén en subejecución los presupuestos de las universidades nacionales, ariesgando a todo el sistema público de educación en un colapso en todos sus niveles y el mismo ministro que dijo que lxs pibxs usan la plata de los planes sociales para comprar balas. Es el mismo que está impulsando el Operativo Aprender, mecanismo de “evaluación” de las escuelas tendenciosamente diseñado, que desconoce los principios pedagógicos más elementales y pretende establecer escuelas, docentes y estudiantes de primera, segunda y tercera categorías.

El ministro es absolutamente coherente en su trayectoria, su discurso y su accionar. Es un representante de su clase social, desprecia lo público, confunde adrede el derecho a la educación con lógicas de empresa; el derecho a la verdad histórica con eufemismos y falacias; el derecho a ser consideradxs como sujetxs con la cosificación; el derecho a la memoria con entretenimiento. Reemplaza derechos por construcciones vanales, estigmatizaciones y reivindicaciones sangrientas. Repudiamos sus acciones y dichos con la lamentable impresión de que no será la última vez que lo hagamos.

Secretaría de DDHH y Género – ADUNA

A %d blogueros les gusta esto: