ADUNA

Inicio » DDHH y GÉNERO » Respaldo a la Fiscala Paloma Ochoa

Respaldo a la Fiscala Paloma Ochoa

25 de Noviembre

Día de la NO Violencia Contra las Mujeres

ochoa-maxresdefault

Fiscala Paloma Ochoa

En el día de la NO Violencia Contra las Mujeres, respaldamos y acompañamos a la Fiscala Paloma Ochoa, docente de nuestro sindicato, recusada por su compromiso contra la violencia machista

“Todo acto de violencia basado en el género, que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada”: es la definición de violencia contra la mujer realizada por la ONU en 1993 en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

El 25 de noviembre es una fecha política. No es un día para pensar en términos de violencia doméstica, sino en términos de la violencia que el estado y las instituciones ejercen sobre las mujeres y todo el abanico de la diversidad sexual. Este día fue elegido como Día Internacional de la No Violencia Contra las Mujeres en el marco del Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se celebró en Bogotá en 1981. La fecha conmemora a las hermanas Minerva, María Teresa y Patricia Mirabal, perseguidas, encarceladas varias veces por la dictadura de Trujillo en Rep. Dominicana, torturadas y violadas. El 25 de noviembre de 1960, un Escuadrón de la Muerte del Servicio de Inteligencia Militar las secuestró, asesinó y luego golpeó sus cuerpos para simular un accidente. “Eran las más lindas, las llamaban mariposas” escribió Eduardo Galeano sobre ellas, porque “las mariposas más lindas se salvan exhibiéndose. Despliegan sus alas negras, alegradas a pinceladas rojas o amarillas, y de flor en flor aletean sin la menor preocupación. Al cabo de miles y miles de años de experiencia, sus enemigos han aprendido que esas mariposas contienen veneno. Las arañas, las avispas, las lagartijas, las moscas y los murciélagos miran de lejos, a prudente distancia”.

Bellas mariposas que no matan, no atacan, no pican ni muerden. Bellas mariposas que son peligrosas sólo porque no se dejan comer.

Pero la despreocupación de esas mariposas bellas que se salvan hoy de ser deglutidas, descansa sobre la experiencia de los predadores. Esos predadores tuvieron que aprender que atacarlas es dañino. Que no se soporta un mundo sin mariposas. Que quien se coma una mariposa vomita hasta su bilis, que nadie debe atacar a esos seres alados de quienes depende la fecundidad de las flores, y por lo tanto la continuidad de la vida.

Hoy todavía el sistema patriarcal no aprende a respetar a las mujeres, así como no respeta al colectivo TLGBIQ. No entiende que se envenena a sí mismo con sus prácticas machistas. No entiende que una sociedad diversa e inclusiva es una sociedad mejor. Con o sin privilegios de género, todxs trabajamos todos los días para sostenerla; estando incluidxs podemos aspirar también a mejorarla, a hacerla más justa; podemos aspirar a ser felices que, en definitiva, es lo que todxs queremos.

En nuestro país, la violencia machista mata a una mujer por día, horas más, horas menos. Esa es la estadística de la forma última y definitiva de exterminio, pero la violencia es continua y se ejerce de muchas maneras. En nuestro país, y por acción directa del actual gobierno, existe una persecución sistemática y encarnizada sobre lideresas que de algún modo referencian a la gestión anterior: Cristina, Hebe, Alejandra, Milagro. La amenaza de cárcel es concreta, Milagro Sala y sus ahora seis compañerxs detenidxs políticxs constituyen un experimento que intenta reproducirse sobre las otras tres. (Hubo 11 detenidxs, días atrás se liberó a Elba Galarza y María Molina, y al momento de escribir esto, se liberaron tres de los detenidos, todos varones: Raúl Noro, marido de Milagro, quien estaba con prisión domiciliaria a causa de su edad, Miguel Ángel “Cacho” Sivila e Iván “el Diablo” Altamirano. Esperamos que al momento de publicar esta comunicación, todxs lxs detenidxs hayan sido liberadxs). La intencionalidad política y el desprecio por todo tipo de garantía procesal no se intentan ocultar. “No voy a liberar a esa mujer”, dijo el gobernador Morales en respuesta al reclamo de la ONU, demostrando con ello que la considera una rehén y que el poder judicial no es independiente de sus directivas; “Está presa porque LA MAYORÍA CREE QUE cometió delitos” declaró el presidente Macri en otro de sus brutales sincericidios, que no hace más que aportar pruebas de la arbitrariedad de la detención.

Los dispositivos de disciplinamiento del patriarcado, operan tanto sobre aquellas figuras reconocidas, como sobre las que tienen menor grado de exposición. Durante la feria judicial de invierno, el camarista Juan Carlos Gemignani, le ordenó a María Amelia Expucci, una prosecretaria, que inventariara material. Lxs dos estaban de guardia durante el receso, para cubrir urgencias judiciales. La prosecretaria se negó a realizar la tarea porque era totalmente fuera de lugar. Resultado: el juez llamó a la policía y María Amelia estuvo detenida e incomunicada ilegalmente durante casi dos horas en el destacamento de Comodoro Py. Esto es real, es necesario aclararlo porque parece increíble; pasó aquí, en la capital de nuestro país. Pero la historia no termina ahí. María Amelia denunció al juez por privación ilegítima de la libertad. Su abogada es la Fiscala Paloma Ochoa, docente de Introducción al Derecho, de la Carrera de Abogacía de nuestra Universidad. Es una de nuestras compañeras y una de nuestras afiliadas. Paloma participó de la protesta de #NiUnaMenos y del Paro de Mujeres realizado en octubre y pocos días después fue recusada por el juez Gemignani, quien sostiene que su participación en esas actividades constituye un antecedente de animosidad de la abogada contra su persona. Otro sincericidio: el juez no sólo se reivindica como machista y violento, sino que además delata su visión egocéntrica, autorreferencial y distorsionada de la realidad al considerar que una acción política a nivel nacional, es ejercida contra su persona.

Desde este sindicato no queremos perder tiempo respondiendo a ridiculeces que se exponen por sí mismas. No consideramos que sean relevantes las circunstancias en que María Amelia Expucci se negó a cumplir una orden, porque lo que se está discutiendo aquí son un abuso de autoridad de una magnitud descomunal y una privación ilegítima de libertad, ordenada por un señor encargado de impartir justicia. No consideramos que sea relevante discutir si Paloma pegó o no afiches de #NiUnaMenos, ni tampoco si lo hizo en tal o cual piso de Comodoro Py, o si participó del paro. No vamos a retroceder a la prehistoria de explicar el derecho a la protesta y a la defensa de derechos. Somos un sindicato. Estamos para defender derechos y avanzar por más. Los derechos se defienden y se conquistan sin pedir permiso, empujando los límites de lo establecido. Como sindicato, estamos a disposición de nuestra compañera y nos comprometemos a avalarla y acompañarla en todas las instancias que así lo requieran, en defensa de ella misma y en el ejercicio de su profesión, abogando por cualquier víctima de violencia machista.

Secretaría de DDHH y Género – ADUNA

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: